Para evitar la cruda financiera, no solo en navidad sino en cualquier época del año considera las siguientes recomendaciones

 

Ya estamos en el mes de las fiestas decembrinas y para muchos es sinónimo de consumo y despilfarro, ¿si no es ahora, cuando? Bueno, no estoy en contra de consumir y regalar, siempre y cuando lo hagas con responsabilidad.

Cuantas veces nos aconsejaron, no tomes demasiado te vas a cruzar o cuantas veces has escuchado la frase “Yo estaba bien  lo que pasa es que me dio el aire y se me subió”. Y al día siguiente un malestar físico y moral casi insoportable.

Bueno lo mismo sucede en las temporadas en las que te incitan a consumir, comprar, endeudarte y adquirir productos o servicios a meses sin intereses, te dejas llevar como en fiesta de adolescentes y compras y compras y compras y cuando te llega el estado de cuenta llega la cruda financiera, el remordimiento, la angustia, tristeza y muchos otros sentimientos (a meses sin intereses) que te causan un malestar financiero por un largo, largo, largo tiempo.

Para evitar la cruda financiera, no solo en navidad sino en cualquier época del año considera las siguientes recomendaciones:

 

1. Haz un presupuesto

 

Como ya sabes el presupuesto es la herramienta básica para evitar cualquier contratiempo financiero, si planeas con anticipación tus gastos seguramente disfrutaras con más alegría sin angustiarte por la falta de efectivo.

En diciembre la gran mayoría recibimos un ingreso extra por bonos, aguinaldo, comisiones, etcétera, reserva una parte para ahorro, pago de gastos o deuda y otra para regalos y reuniones.

 

2.Aprende a decir No

 

La temporada navideña es un intercambio de buenos deseos, paz prosperidad y de convivencia pero eso no significa que tengas que entrarle al intercambio de regalos en la oficina, a la cena con los amigos, la posada con los vecinos, la posada con los amigos, la posada, el intercambio, la cena, el brindis con…..

Aprende a decir no a los intercambios, posadas, reuniones, cenas, pre posadas, brindis, es realmente cansado para ti y sobre todo para tu bolsillo.

Seguramente te van a tachar de Grinch, pero finalmente quien tiene que pagar las deudas eres tú y la aparente paz y prosperidad pueden nublar tu objetivo.

Si de plano no puedes negarte a algunos compromisos, proponles compartir gastos, de esta manera no te verás tan ahorcado y podrás salir casi ileso.

Además si acudes a todas las comidas cenas o reuniones por la temporada navideña, además de gastar en exceso comerás en exceso y el remordimiento posterior se duplicara, piénsalo, salud física y financiera.

 

3.Ayúdale a Santa y a los Reyes, no prometas lo que no puedas cumplir

 

Si tienes niños en casa no quieres desilusionarlos diciéndoles que este año no habrá santa y/o reyes, así que haces un esfuerzo, te ajustas el cinturón y corres a la casa de empeño, no suena como la mejor opción ¿cierto?

Mejor ayúdale a Santa y a los Reyes no prometiendo algo que no puedas cumplir, si les explicas a tus hijos ellos lo entenderá, por mucha planeación y presupuestos siempre hay imprevistos y hasta que no este 100% seguro o ya tengas los regalos no prometas lo que sabes que no podrás cumplir, eso es aún peor que no recibir el regalo que tus hijos pidieron.

Anticipa la lista de deseos y tus compras, acude nuevamente a la planeación de tu presupuesto, no querrás estar en la situación de la película “El regalo prometido” en la que los protagonistas hacen hasta lo imposible por conseguir el obsequio que olvidaron o que por su elevado precio no pudieron comprar.

 

4. Evita las compras a crédito y/o a meses sin intereses

 

A menos que seas un crack con tus finanzas y las domines como bruce lee a las artes marciales evita a toda costa las compras a crédito y/o a meses sin intereses, no hay duda es tentador y es fácil, pero a largo plazo es cruel y doloroso, sobre todo si ya tienes otras deudas.

Seguramente habrá muchísimas promociones, ofertas y avisos de últimos días de temporada, pero debes ser fuerte y resistir la tentación de dispararte en el pie.

Así es, si tienes deudas o sabes que no tienes lana para comprar lo que quieres, y aun así compras a crédito y/o a meses sin intereses es porque te gusta, dispararte en el pie una y otra vez, aun cuando te está doliendo.

 

5.Tu consejo

 

El consejo número cinco es que tú quieras compartir con la comunidad, cuando bebemos en exceso siempre hay alguien que te comparte un tip, un consejo  o un remedio para aliviar el malestar emocional y físico.

Ayudarías mucho a la comunidad, compartiendo en la zona de comentarios ese consejo o tip que te ha funcionado no para remediar si no para evitar la cruda financiera.

¡Felices Fiestas!

 

 

Suscríbete para recibir tu acceso.

 

 

Introduce tu correo y descarga un avance de la "Breve Guía para Dominar tus Deducciones".

Confirma tu correo y disfruta tu acceso