Alcanzar el éxito, sin duda alguna tiene un significado distinto para cada persona.

 

En tu camino para alcanzar el éxito existen cuatro fasetas por las que tendrás que pasar, saber cuales son e identificar en que fase te encuentras te facilitara el camino hacia tus objetivos.

 

Fase 1 – Inconscientemente Incompetente

En esta fase ignoras lo que tienes que hacer y además no tienes experiencia en ello, eres incompetente pero no lo sabes por lo que emprendes lleno de motivación y entusiasmo.

Es en esta fase cuando abandonas tu zona de confort y decides educarte en finanzas personales y presupuestos, cambiar de trabajo o iniciar por tu cuenta, practicar un nuevo deporte, en pocas palabras te arriesgas a hacer algo nuevo o diferente.

Esta primera fase también conocida como “la luna de miel” o de la “felicidad de la ignorancia”, el entusiasmo y la motivación están al límite, te sientes capaz de logarlo todo.

Sin embargo en esta fase somos incompetentes e inconscientes de ello, entonces te das cuenta que dominar las finanzas personales es solo para los elegidos, el negocio no está dando los resultados esperados, que la oportunidad de trabajos tiene más responsabilidades de las que imaginabas.

Te invade la  ansiedad, la frustración, el fracaso, todo te parece imposible estas entrando a la segunda fase.

Fase 2 – Conscientemente Incompetente

En esta etapa ya somos conscientes de que somos incompetentes, la motivación y el entusiasmo van a la baja y lo único que queremos es renunciar.

Ya te escucho diciendo frases como: no tengo tiempo, no era el momento, estoy cansado, tengo mucho trabajo y un sin fin de pretextos mas.

Para superar esta fase debes estar consciente de que en algún momento desearas abandonar, si  prevés la llegada de esta fase, ¡sin duda la superaras!, con algunas dificultades pero la superaras.

Un error muy común es compararte con personas que ya superaron esta fase; lo que trae mucha más frustración y desmotivación. Seguramente lo tomaras como un fracaso personal o como una de las tantas cosas que intentas y no terminas.

Saldrás de esta etapa hasta que te des la oportunidad de aprender y veas los errores cometidos como una oportunidad para mejorar. Si abandonas en esta etapa, no aprenderás nada y comenzaras nuevamente en otra cosa volviendo a ser inconscientemente incompetente.

“Si te diste la oportunidad de aprender de los errores y sigues en pie, te darás cuenta que las cosas están saliendo bien y poco a poco te estás encaminando a la tercera fase.”

Fase 3 – Conscientemente Competente

Bienvenido a la fase en que las cosas salen bien gracias a lo aprendido en la fase anterior (fase dos conscientemente incompetente), en esta tercera fase notaras que has alcanzado cierto nivel de dominio, aun no eres un experto pero ya tienes experiencia.  Los resultados obtenidos son los deseados, los errores disminuyen y las caídas son menos dolorosas.

¡Vas por el camino correcto!

 

“La práctica constante y el tiempo moverán el conocimiento que adquiriste de un estado consciente (necesitas estar pensando y enfocado) a un estado inconsciente (Lo haces naturalmente).”

Ya aprendiste como hacer bien las cosas…..Hasta que te encuentras con otra cosa que no sabes hacer y entonces, ¡paf! vuelves a la fase de Incompetencia Consciente: otra área que dominar. A medida que nos hacemos más hábiles en una determinada área, nuestro ciclo rueda a menudo entre las fases 2 y 3, entre incompetencia consciente y competencia consciente. La mayor parte de nuestro aprendizaje se desarrolla yendo de una fase a otra una y otra vez. A veces cuesta trabajo y a veces es muy divertido, y así nos vamos haciendo más y más hábiles hasta que nos olvidamos incluso de lo que sabemos… Lo cual nos lleva a la cuarta fase.

Fase 4 – Inconscientemente Competente

¡Felicidades!

Llegaste a la etapa de mayor satisfacción personal, “No sé qué lo sé”. Lograste crear hábitos que se manifiestan de forma automática en tu emprendimiento, negocio…….En tu nuevo estilo de vida.

Cuando ya llevamos unos cuantos años conduciendo, simplemente metemos la llave para arrancar, fijamos el destino en nuestro cerebro y nos olvidamos del concepto de conducir un automóvil hasta que llegamos al aparcamiento y apagamos el motor.

Recuerdas cuando decidiste intentar algo nuevo en tu vida, por ejemplo: el hábito de ahorrar, el día que iniciaste estabas entusiasmado(a), con toda la actitud positiva y súper [email protected] querías iniciar ya, (Inconscientemente incompetente). Al comenzar a desarrollar el nuevo hábito de ahorrar te percataste que no es algo fácil (conscientemente incompetente).

Seguramente quisiste renunciar, te desesperaste, te enojaste, la frustración estaba junto a ti y te invitaba a dejarlo todo. Sin embargo te diste cuenta que ya dominabas ciertas tentaciones de gastar tu ahorro (conscientemente competente), estabas enfocado en desarrollar buenos hábitos

Sin notarlo, ya le dabas seguimiento a tus gastos y tenías dinero en el bolsillo (un ahorro) para comprar lo que querías desde hace tiempo (inconscientemente competente), comenzaste a disfrutar el ahorrar con conciencia y sin remordimiento, lo que inicio como un reto es ahora una realidad.

 

Este mismo proceso puedes aplicarlo a cualquier cosa que desees emprender en tu vida, Recuerda cada fase del proceso del nuevo reto que te propongas y estarás preparado para superarlas con éxito.

Suscríbete para recibir tu acceso.

 

 

Introduce tu correo y descarga un avance de la "Breve Guía para Dominar tus Deducciones".

Confirma tu correo y disfruta tu acceso