Tuviste una emergencia médica y afortunadamente cuentas con un seguro de gastos médicos así que únicamente pagas el deducible y coaseguro pero es una ¿deducción personal?

Deducible: Es el primer gasto de un evento y siempre corre por tu cuenta, se determina como una cantidad fija en tu póliza. Sirve también para determinar desde dónde un gasto ya se considera gastos médico mayor.

Coaseguro: Es tu participación en el total de los gastos procedentes, después de aplicar el deducible, y se determina en porcentaje. Tiene un tope máximo de cobro, para evitar que un padecimiento muy grande te provoque un fuerte daño económico.

 

Así que fuiste al médico, según tú; por un simple resfriado sin embargo la situación se agravo y fue necesario internarte, por lo que la cuenta de tu estancia en el hospital fue de 100,000 pesos.

Afortunadamente solo tienes que pagar $19,000 (10 mil del deducible y 9 mil de coaseguro), del cual tienes un comprobante fiscal expedido por el hospital que ampara dicho pago.

El deducible y el coaseguro es un gasto hospitalario de acuerdo con el artículo 151, fracción I y VI de la LISR:

“I. Los pagos por honorarios médicos y dentales, así como los gastos hospitalarios, efectuados por el contribuyente para sí, para su cónyuge o para la persona con quien viva en concubinato y para sus ascendientes o descendientes en línea recta, siempre que dichas personas no perciban durante el año de calendario ingresos en cantidad igual o superior a la que resulte de calcular el salario mínimo general del área geográfica del contribuyente elevado al año, y se efectúen mediante cheque nominativo del contribuyente, transferencias electrónicas de fondos, desde cuentas abiertas a nombre del contribuyente en instituciones que componen el sistema financiero y las entidades que para tal efecto autorice el Banco de México o mediante tarjeta de crédito, de débito, o de servicios.”

 

“VI. Las primas por seguros de gastos médicos, complementarios o independientes de los servicios de salud proporcionados por instituciones públicas de seguridad social, siempre que el beneficiario sea el propio contribuyente, su cónyuge o la persona con quien vive en concubinato, o sus ascendientes o descendientes, en línea recta.”

Finalmente en tu declaración anual deseas incluir el pago del deducible y el coaseguro como una deducción personal, pero resulta que el SAT dice que dicho gasto no es deducible según un criterio normativo que establece:

“55/ISR/N – Deducible del seguro de gastos médicos. No es una deducción personal.

El artículo 151, fracciones I y VI de la Ley del ISR establece como deducciones personales los pagos por honorarios médicos y dentales, así como los gastos hospitalarios, y las primas por seguros de gastos médicos.

En el contrato de seguro la compañía aseguradora se obliga, mediante una prima, a resarcir un daño o a pagar una suma de dinero; asimismo, el contratante del seguro está obligado a pagar el deducible estipulado en dicho contrato de conformidad con lo dispuesto por los artículos 1 y 86 de la Ley sobre el Contrato de Seguro.

Por lo tanto, el pago del deducible del seguro de gastos médicos no es un gasto médico, ni es una prima por concepto de dicho seguro, en virtud de que son erogaciones realizadas como una contraprestación de los servicios otorgados por la compañía aseguradora de conformidad con la Ley sobre el Contrato de Seguro y por ello, no podrán considerarse como una deducción personal para efectos del ISR.

Origen: 117/2001/ISR

Primer antecedente: Emitido mediante oficio 325-SAT-A-31373 de 12 de Diciembre de 2001.

 

Entonces la autoridad rechaza tu deducción por que dice que es una contraprestación de los servicios de la aseguradora según los artículos 1 y 86 de la Ley sobre el Contrato de Seguro.

 

Sin embargo al dar un vistazo al Artículo 1 y 86 no hay señal de que el deducible sea una contraprestación que como asegurado deba pagar a la aseguradora; por el contrario, el deducible como leíste en la definición al principio del articulo es una suma determinada que la aseguradora no tiene obligación de pagar.

 

Esta cantidad, la pagas tú como asegurado directamente al hospital, no a la aseguradora.

 

Es probable que el comprobante que te emita el hospital indique en el concepto “Deducible”, creando confusión para su deducibilidad.

 

Sin embargo, el pago del “Deducible” ampara servicios médicos que por políticas del hospital no se pueden desglosar, pero esto no le quita la característica de gasto médico deducible para ISR.

 

Por otro lado la Prodecon cuenta con el criterio jurisdiccional 14/2014 que apoya que el coaseguro y el deducible, cuando se trata del seguro de gastos médicos, son deducciones personales en términos de las fracciones I y VI del artículo 151 de la LISR.

 

En dicho criterio se precisa que el coaseguro y deducible representan una contraprestación por los servicios médicos y hospitalarios que no son cubiertos por la aseguradora sino directamente por el contribuyente al hospital y por tal razón forman parte de las deducciones personales a que tiene derecho.

 

En este criterio, la Prodecon asegura que la Segunda Sala regional del TFJFA le dio la razón en un juicio encabezado por el Ombudsman fiscal, y que obtuvo una sentencia firme.

 

CONCLUSION

Los criterios del SAT no son ley, por lo tanto es posible incluir dichos gastos en tu declaración anual con el riesgo de que sean rechazados, en caso de ser así puedes acudir a la Prodecon para que te auxilie ante los tribunales sin dejar de evaluar el costo/beneficio de tal decisión.

 

Suscríbete para recibir tu acceso.

 

 

Introduce tu correo y descarga un avance de la "Breve Guía para Dominar tus Deducciones".

Confirma tu correo y disfruta tu acceso