Cinco opciones para llevar las Finanzas en Pareja, la mejor es la que se adapte a sus necesidades y estilo como pareja.

Optimizar tus finanzas es complicado si no tienes la disciplina, el compromiso y la voluntad para llevar  acabo los planes propuestos, pero que tal si has decidido vivir con tu pareja o formalizar tu relación y casarte ¿Crees que dos piensan mejor que uno?.

Cuando decidimos compartir nuestra vida con alguien más, hacemos todo tipo de planes y visualizamos nuestra nueva vida compartiendo absolutamente todo (o casi todo).

¿Pero, cuantos de nosotros planeamos o hablamos del dinero?

¿Compartirlo, Juntarlo, Por Separado?

La respuesta está en el estilo de pareja que sean y a los acuerdos que lleguen.

Recuerda que vivir en pareja es negociar, hay que hablar constantemente para llegar a acuerdos que satisfagan a ambas partes.

 

1. Lo mío es tuyo

Combinar, mezclar o juntar tus ingresos con los de tu pareja.

¿Para quién Funciona?

Principalmente las parejas que viven juntos o se casan con activos personales poco significativos, tienen excelente comunicación respecto al dinero.

¡La unión hace la fuerza!

¿Cómo hacerlo?

  • Tener una cuenta para ambos donde cada uno depositara su sueldo. Esta cuenta será la base del presupuesto para pagar los gastos e incrementar el ahorro.
  • Además de la cuenta común tienen una cuenta separada para cada uno, donde transferirán una cantidad mensual para que gasten en lo que cada uno decida.

En este caso las reuniones mensuales para revisar el presupuesto son esenciales y la comunicación está en su máximo nivel lo que permite acuerdos rápidos en beneficio de ambos.

 

2. Estamos Juntos pero no Revuelto$.

Los gastos se dividen, basados en el ingreso individual y cada uno se encarga de pagar los gastos  que le correspondan.

¿Para quién Funciona?

Para las parejas con ingresos significativamente distintos, sobre todo cuando no están casados o uno de ellos está liquidando alguna deuda. La pareja esta junta pero las finanzas $eparadas.

Un ejemplo claro lo vemos en  los roomies, aquellos quienes comparten un departamento (no necesariamente como pareja) y dividen el pago de los servicio como la telefono, luz, etc, y mantienen sus finanzas separadas.

En este caso es muy importante no confundir el dividir los gastos al 50-50 cada quien.

La idea es que determinen que va a pagar cada uno y  mantengan la comunicación para adecuarse cuando sea necesario.

 

 3. Yo administro todo

 

Uno de los dos cubre todos los gastos.

¿Para quién Funciona?

Por lo general para parejas o matrimonios en los siguientes casos:

  • Uno de los dos se dedica al cuidado y bienestar de los hijos en el hogar.
  • Uno de los dos está estudiando.
  • Uno de los miembros no tiene ingresos.

Puede haber otras razones por las cuales solo exista un ingreso en la pareja o matrimonio. Es este caso es muy importante mantener presentes los valores personales y los valores como pareja para evitar conflictos por el dinero.

Quien esté a cargo de administrar el dinero no necesariamente tiene que hacer un informe mensual, pero si debe mantener comunicación con la pareja para tenerla al tanto de la situación económica.

 

4. Aportaciones proporcionales

En esta modalidad  cada uno contribuye con un porcentaje de sus ingresos a una cuenta común.

¿Para quién Funciona?

Para parejas que tienen ingresos distintos, sobre todo cuando uno de los dos gana mucho más que el otro.

  • Lo ideal es que la aportación de cada uno sea proporcional a los gastos.
  • Es indispensables tener un control de gastos para determinar la proporción que aportara cada uno.

 5. Hay dos ingresos pero se vive con uno de ellos.

Ambos miembros de la pareja trabajan pero vienen con el sueldo de uno de ellos y el otro ingreso lo ahorran.

¿Para quién Funciona?

Para las parejas que ya tienen objetivos concretos y planes a largo plazo con un fuerte compromiso  por lograr sus objetivos.

  • Basado en un buen presupuesto con objetivos claros para el dinero que van a ahorrar.
  • Es necesario un gran compromiso de ambos, sobre todo para no caer en la tentación de gastar el ahorro antes de tiempo.

Ten Presente: No hay una receta única para manejar las finanzas con tu pareja, y el camino que sigan dependerá del tipo de “acuerdos” que tengan (o quieras tener).

Si te pone los nervios de punta el hecho de tener que combinar las finanzas con tu pareja, envíame tus dudas y te apoyare en el proceso.

E-book_Tablet 700

Suscríbete para recibir tu acceso.

 

 

Introduce tu correo y descarga un avance de la "Breve Guía para Dominar tus Deducciones".

Confirma tu correo y disfruta tu acceso