El efectivo es el rey

 

El flujo de efectivo es la sangre de tu empresa, si la circulación es mínima o se detiene constantemente provocan crisis de liquidez y a la larga provocara la muerte de tu empresa o actividad profesional.

 

¿Cómo evitar una crisis de liquidez?

 

Cuando te hablo de liquidez me refiero al efectivo que hay en tu caja o banco y el cual está disponible para hacer frente a tus obligaciones a corto plazo, es decir para pago a proveedores por compra de mercancía, pago de servicios, etcétera.

 

Evitar una crisis de liquidez es muy sencillo:

Si el efectivo que ingresas es > el efectivo que retiras = Flujo sano de efectivo.

Si el efectivo que ingresas es < el efectivo que retiras = Crisis de liquidez.

 

 

Sentido común ¿no crees?, a pesar de ello hay muchos emprendedores que se ven en la “necesidad” de solicitar un préstamo para cumplir con sus obligaciones a corto plazo.

 

Entonces ¿cómo evitar una crisis de liquidez?

 

Facilísimo, No Gastes Más de lo que Ingresas

No hay que ser un genio o tener un doctorado en finanzas para saber que si no tienes control sobre el flujo de efectivo las probabilidades de éxito serán mínimas.

 

Pero, ¿porque sabiendo esto insistes en hacer las cosas de la misma manera una y otra vez?

 

Sinceramente no tengo una respuesta para ello, espera, si la tengo (o creo tenerla):

  • Es que no tengo tiempo, yo hago todo en mi negocio.
  • Es que no entiendo esas cosas contables, financieras, impuestos, etcétera
  • Es que yo me dedico a vender, no sé nada de administración.
  • Es que no tengo suficiente dinero para pagarle a un asesor.
  • Es que así lo he hecho siempre y me funciona (o medio funciona).

 

Establece reglas claras para mejorar el flujo de efectivo:

1. Cambia tus Hábitos

 

¿Hábitos?, si hábitos, reflexiona sobre tus hábitos de consumo, hábitos administrativos y hábitos financieros.

Estoy seguro que alguna vez te ha pasado que en los meses de buenas ventas al hacer tus cierre, te das cuenta que algo anda mal porque a pesar de altos ingresos hay poco efectivo en la caja o el banco, se debe a malos hábitos financieros.

 

  • ¿Sigues mezclando tus ingresos personales con los de la empresa?, tomando dinero del negocio para la compra de la despensa, o usas dinero propio para comprar insumos de la empresa o completar para la nómina.
  • ¿Caes una y otra vez en la “ofertitis”?, compras maquinaria, mobiliario, insumos o algún otro bien, servicio e incluso un crédito solo porque esta de oferta.
  • ¿Regalas tu producto o servicio a tu familia o amigos?, tienes un restaurante o una tienda y te visita la familia o amigos por supuesto es una grosería cobrarles y al fin de mes problemas nuevamente.

 

Haz una tabla de los hábitos que tienes, identifica como afectan el negocio o tu vida personal y encuentra una solución.

El primer hábito que identifique y cambien fue el de asignarme un sueldo, en consecuencia corregí el hábito de mezclar el dinero de la empresa con el personal.

 

2. Aumenta tus ventas al contado

 

Al aumentar las ventas, aumentara el efectivo en caja o banco como una consecuencia natural.

  • Necesitas encontrar nuevos clientes y/o
  • Vender más a los clientes existentes

El secreto está en que las ventas sean al contado, precisamente para que tengas disponible inmediatamente el efectivo.

 

3. Cobra en menos tiempo

 

Disminuye el tiempo que hay entre la venta y el cobro, por ejemplo:

  • Ofrece descuento por pago inmediato
  • Otorga descuentos por pronto pago
  • Acepta diversos medios de pago, como efectivo, tarjeta, transferencia, etc.
  • Pide anticipos

 

4. Identifica y controla tus ingresos y salidas de efectivo

 

Registra tus ingresos y gastos, así podrás tomar decisiones basadas en información real y no en estimaciones, sabrás con exactitud cuánto tienes y en que ocuparlo.

 

“Recuerda que el flujo de efectivo o liquidez es el efectivo que tienes disponible para cubrir deudas o gastos a corto plazo”

 

Controlar las salidas de efectivo no significa “austeridad” absoluta o volverse un “tacaño”.

Controlar las salidas de efectivo significa tener un registro de los gastos mensuales e identificar posibles fugas de dinero o gastos no indispensables o que pueden postergarse.

 

  • Si mantienes el hábito de identificar y controlar los ingresos y salidas de efectivo, tendrás la ventaja de conocer lo periodos en los que más ganas e identificar áreas de oportunidad para mejorar la empresa en la época de menos ventas.

 

5. Presupuesta

 

Haz un presupuesto con el registro de ingresos y gastos que ya tienes. Incluye en tu presupuesto los gastos fijos más importantes, es decir, los gastos que por ningún motivo puedes dejar de cubrir, como la renta, servicio de luz, teléfono, y limita o disminuye gastos como papelería, despensa de la oficina, combustible para el automóvil. Poco a poco notaras que los cambios en tus hábitos de consumo van a mejorar tu flujo de efectivo.

 

Para concluir te invito a la sección de comentarios para que compartas las estrategias que te han ayudado a mejorar tu flujo de efectivo y consideras pueden ayudar a otros miembros de la comunidad a optimizar el control de su dinero.

 

Suscríbete para recibir tu acceso.

 

 

Introduce tu correo y descarga un avance de la "Breve Guía para Dominar tus Deducciones".

Confirma tu correo y disfruta tu acceso