Lo que generalmente hacemos cuando emprendemos un nuevo negocio es utilizar los recursos que tenemos disponible en ese momento, por ejemplo la cuenta de nómina (si aún trabajas en una empresa, por lo menos hasta que el negocio genere ingresos suficientes para renunciar), la cuenta de ahorros, la cuenta de tu esposa, la de un familiar,

Pero…

¿Conoces algún caso de éxito en donde el emprendedor utiliza la misma cuenta bancaria para su negocio y sus gastos personales?

Entonces

¿Qué tan conveniente es administrar el dinero en la misma cuenta bancaria para mi negocio y mis gastos personales?

Si no tienes el hábito de revisar tu estado de cuenta con frecuencia y la disciplina de llevar un registro de tus gastos, sobre todo de los que no tienes una factura, un recibo o un ticket vivirás una pesadilla tratando de identificar los gastos del negocio y los personales o intentando recordar gastos de meses atrás.

Bajar la cortina (cerrar el negocio) es lo peor que podría pasar si no separas las finanzas personales de las del negocio.

Comienza con prácticas administrativas adecuadas, separa las finanzas personales de las de tu empresa.

  1. “Juntos pero no revueltos”, abre una cuenta únicamente para los fines de tu negocio o actividad, puede ser en el mismo banco de tu cuenta de nómina o ahorros o en un banco diferente.

No es necesaria una cuenta empresarial o una cuenta PYME, hay muchas cuentas de débito que funcionan muy bien y no te cobran comisión o son muy bajas.

  1. Asígnate un sueldo.

Si los ingresos que genera el negocio no son constantes asigna un porcentaje o un estimado destinado para pagarte un sueldo.

Págate mediante transferencia bancaria de la cuenta del negocio a la cuenta personal, así será totalmente transparente y te evitaras problemas con hacienda.

Además sabrás con exactitud lo que retiras del negocio.

Mantener el dinero separado:

  • Disminuirá el riesgo de hacer un uso indiscriminado de los recursos del negocio para gastos personales y viceversa.
  • Te llevara menos tiempo hacer tu conciliación bancaria, ya que solo tendrás que comparar los ingresos y gastos de tu estado de cuenta del negocio (no los personales) con lo que tienes en tu contabilidad.
  • Sera más fácil presupuestar los gastos del negocio, porque sabes con exactitud de cuánto dinero dispones.
  • Sabrás el cualquier momento cuánto dinero es tuyo y cuanto del negocio.
  • Tendrás que registrar en tu contabilidad únicamente los movimientos del estado de cuenta bancario del negocio, lo que significa menos trabajo.

Riesgo de la discrepancia fiscal

La discrepancia fiscal sucede cuando tus gastos son mayores a tus ingresos, en entonces cuando la autoridad revisa su base de datos que contiene información que nosotros mismos le damos, información que proporcionan nuestros clientes y proveedores y por supuesto información que proporcionan los bancos.

Al usar la misma cuenta bancaria para tu negocio y para tus gastos personales, cualquier depósito en tu cuenta bancaria es susceptible de ser considerado como un ingreso derivado de tu negocio.

Por ello debes tener bien identificado los ingresos del negocio y tus ingresos personales como tu sueldo (si trabajas en otro lado), préstamos de nómina, de la tarjeta de crédito, de un familiar, de un amigo, el dinero que te regalo tu abuelita en tu ultimo cumpleaños.

Si por alguna razón caes en discrepancia fiscal, debes demostrar con documentos cada uno de los depósitos en tu cuenta bancaria.

De no demostrar la procedencia de los depósitos no declarados hacienda te exigirá el pago de los impuestos correspondientes.

Por ello si vas a recibir un depósito en tu cuenta personal o empresarial, procura hacerlo mediante transferencia bancaria o cheque de manera que puedas demostrar que dicho ingreso fue por un préstamo, donativo, regalo, etcétera.

Comparte tu experiencia en la sección de comentarios y platícanos ¿Cuál de estas prácticas administrativas ya estas utilizando? o ¿Qué otra alternativa te ha funcionado?

 

E-book_Tablet 700

Suscríbete para recibir tu acceso.

 

 

Introduce tu correo y descarga un avance de la "Breve Guía para Dominar tus Deducciones".

Confirma tu correo y disfruta tu acceso